Las numerosas posibilidades de uso de la tarjeta sanitaria electrónica

Dentro de un plazo previsible, la tarjeta sanitaria electrónica sustituirá la tarjeta de seguro médico convencional. Externamente, las dos tarjetas se diferencian especialmente por dos componentes. En el anverso se encuentra la fotografía del titular para una mayor personalización. La tarjeta sanitaria europea (TSE) puede encontrarse desde el principio como identificación visible en el dorso de la tarjeta sanitaria electrónica. Viene a sustituir la hasta ahora habitual "cartilla de desplazamiento al extranjero" y permite al asegurado recibir tratamiento médico sin burocracia en los países europeos. Sin embargo, las diferencias no sólo residen en las apariencias externas de ambas tarjetas. A diferencia de la tarjeta convencional, la tarjeta sanitaria electrónica no es una tarjeta de almacenamiento, sino una tarjeta de procesamiento; es decir, dispone de un microprocesador como cualquier ordenador corriente.



Seguridad de los datos y "principio de las dos claves"
Aparte de estas modificaciones, se ha ampliado fundamentalmente el alcance funcional de la tarjeta. Son los propios asegurados quienes pueden gestionar las tarjetas sanitarias personales y, a petición, pueden ponerlas a disposición de cada uno de los prestadores de servicios. La cuestión primordial es la protección de los datos personales, porque los asegurados deciden por sí mismos si desean hacer uso de las nuevas posibilidades de archivo y disponibilidad mejorada de los datos médicos personales, así como el alcance de estas posibilidades. Por supuesto, esto también significa que el paciente tiene derecho a eliminar los datos ya guardados. El titular de la tarjeta decide quién puede consultar los datos archivados en la tarjeta. De este modo, puede haber datos que puede consultar el médico de familia pero que estén bloqueados para el ortopeda. Es necesario que el asegurado desbloquee determinados registros de datos mediante la introducción de un número secreto (PIN). Así, los datos sobre la salud quedan protegidos y ocultos. Con la entrega de la tarjeta sanitaria electrónica y la introducción del PIN, el paciente autoriza la consulta de una determinada parte de los datos guardados en la tarjeta. De este modo, una de las claves del denominado "principio de las dos claves" bloquea el acceso al siguiente nivel de seguridad para proteger los datos personales. Porque quien puede acceder a los datos está regulado legalmente.


Copyright: Bundesärztekammer

Tienen acceso, por ejemplo, médicos, dentistas o farmacéuticos. Con el carné electrónico de profesionales de sanidad, disponen de la segunda clave necesaria para obtener el acceso a los datos de la tarjeta sanitaria electrónica puestos a disposición voluntariamente.

Los asegurados dispondrán gradualmente de las distintas posibilidades de uso. Entre el conjunto básico de información disponible se encuentran los datos administrativos, como el nombre del paciente, la fecha de nacimiento, el seguro médico y la situación del seguro. Estos datos son de obligada indicación por parte del asegurado. Como hasta ahora, los datos se podrán leer con un dispositivo de lectura con fines de liquidación. La novedad es que los datos del asegurado no sólo están guardados en la tarjeta, sino que también pueden cotejarse mediante un procedimiento en línea durante la visita al médico. Además de los datos administrativos, la receta electrónica es la segunda parte obligatoria de la tarjeta sanitaria electrónica. En el futuro, el médico podrá guardar los medicamentos prescritos como receta electrónica en la tarjeta sanitaria electrónica. La firma de la receta también se lleva a cabo electrónicamente sin interrupción entre soportes mediante el carné electrónico de profesionales de sanidad. En la farmacia convencional o farmacia en línea se lee la tarjeta con un dispositivo lector, se comprueba la validez de la firma y, una vez facilitados los medicamentos, se borra la receta electrónica. De este modo, los 700 millones de recetas en papel expedidas al año pasarán a pertenecer al pasado gracias a la receta electrónica.

Aparte de las funciones administrativas, la tarjeta sanitaria electrónica permite el almacenamiento voluntario de datos sanitarios personales, como la documentación de medicamentos, los datos para emergencias y la información del denominado expediente electrónico del paciente.

 


Deutschland (Deutsch) Germany (English) Allemange (Français) Germania (Italiano) Alemania (Español) Gro├čbritannien (Deutsch Great Britain (English) Grande-Bretagne (Français) Gran Bretagna(Italiano) Gran Bretaña (Español) Frankreich (Deutsch) France (English) France (Français) Francia (Italiano) Francia (Español) Italien (Deutsch) Italy (English) Italie (Français) Italia (Italiano) Italia (Español) Spanien (Deutsch) Spain (English) Espagne (Français) Spagna (Italiano) España (Español) USA (Deutsch) USA (English) USA (Français) USA (Italiano) EE.UU. (Español) Weltweit (Deutsch) International (English) International (Français) Internazionale (Italiano) Internacional (Español)